Nuestro Blog

PORTADA ITELLIGENT INBOUND MARKETING

De una forma muy simple, se podría definir Inbound Marketing como un conjunto de técnicas de marketing digital, SEO, analítica web, etc. que te permitan captar clientes. A través de estas técnicas es sencillo alcanzar tu objetivo ya que su puesta en marcha es simple. La dificultad la encontramos en la creación de una estrategia adecuada para poner en práctica estas técnicas en sí, ya que la multitud de opciones existentes son muchas.

Otro aspecto a tener en cuenta, es que todos los pasos a seguir en dicha estrategia deben tener el sello de tu empresa, que el cliente lo identifique de forma clara y rápida tu marca.

Pasos básicos que debes añadir en tu estrategia de Inbound Marketing y cómo analizarlos:

ESTRATEGIA

1.Optimizar tu web para mejorar el SEO.

¿Qué decir del, tan importante, posicionamiento web? Si quieres que tus clientes sepan de ti, debes cuidar tu imagen y que Google aprecie la calidad de tu contenido para que así, te ofrezca entre sus usuarios. Si no queremos pagar para mejorar éste (SEM), deberemos seguir una serie de pautas. En este caso comentaremos las siguientes:

Objetivo. Establecer un objetivo claro y preciso, cualquier tipo de estrategia necesitará de él.

Web. Es indispensable que el contenido aquí sea de gran calidad ya que éste es clave para generar tráfico por toda la red. Por este motivo cobra importancia en el SEO incluir enlaces a diferentes páginas webs. El site web debe ser sencillo, con contenido atractivo y que la velocidad de navegación sea óptima.

En el caso de que tu web se centre en el comercio electrónico donde se comercialice cualquier producto o servicio, el proceso de compra debe ser muy automático y sencillo. No es momento de preguntar, si no de ofrecer todo tipo de comodidades. El diseño de la web añade hoy en día un aspecto diferente a años atrás, y es que hoy en día la web tiene que estar optimizada para la navegación desde los dispositivos móviles. Tenlo en cuenta, cada vez es mayor el tráfico generado desde ellos.

Blog. ¿Aún no tienes un blog en tu página? Deberías. Créalo y dótalo de buen contenido, sobre actualidad y sobre la actividad que realiza tu empresa.  Este medio es un buen modo de contactar con tus clientes y generar interacciones en tu página web sobre los temas publicados.  A través de él puedes mejorar tu imagen y empezar a construir tu reputación.

Vídeo. Incluir vídeos en tu página puede mejorar mucho tu posicionamiento, y consecuentemente tu rendimiento.  El cliente de hoy en día para la publicidad prefiere el vídeo a la imagen -Google lo sabe, por eso que premia este tipo de contenido-. Eso sí, el vídeo no debe ser excesivamente largo.

Mejora lo que ofreces y cómo lo ofreces. Esto no es nada nuevo, es algo lógico. Ofrece algo mejor que tu competencia (por ejemplo, un mejor precio), mejora sus condiciones (de envío estaría bien) y ofrece comodidades (rápida gestión de compra). De este modo alcanzarás tu objetivo y aumentarás el tráfico.

2. Presencia en diferentes redes sociales.

¿Dónde está mi target? Seguro que en la época que nos encontramos están presentes en todo tipo de redes sociales. Debido a ello, nuestra presencia y constante actividad es vital para nuestra promoción, comunicación con ellos y conocerlos mucho mejor. Busca cuales son las redes sociales más utilizadas y dales la importancia según el puesto que ocupen. Cuanto más utilizada sea una red social, mayor alcance y mayor opción de obtener un engagement óptimo si cuidamos nuestra actividad.

3. Enfoque de la estrategia.

  • Lo importante son los clientes, no la empresa. Debes buscar siempre la fidelización. Es difícil conseguir un cliente, por lo tanto no dejes que se escape.
  • Conocer a mis clientes, tener en cuenta sus opiniones. Este aspecto es clave a la hora de realizar un buen proceso de segmentación, importantísimo de cara a una mejora de la oferta y de la rentabilidad.
  • Buscar un aumento de colaboradores. Tal y cómo mencionamos antes, Google quiere generar tráfico de una página a otra, así que aparte de ofrecerlo, debes conseguir que otras páginas generen tráfico a la tuya. Entran aquí en juego también la contratación de diferentes influencers que promocionen tu marca en las diferentes redes sociales. Cuida a quién contratas, ya que los clientes identificarán tu marca con quien la promocione.
  • Lograr un incremento de suscriptores. La newsletter tiene cierta antigüedad, pero actualmente sigue teniendo gran importancia por su alcance. Este dato no parece que vaya a cambiar, ya que la utilización del e-mail está totalmente globalizada.

Busca un contenido atractivo, que logre que la persona que habrá el e-mail haga click y acceda a tu web. Si incrementas tu número de suscriptores, estarás aumentando tu alcance, y además estarás obteniendo una información muy valiosa sobre los clientes.

ANALÍTICA

  1. Ventas y consecución de objetivos.

Una correcta contabilización de ellos es básica para después poder obtener resultados, porcentajes u obtención de determinados índices que después analizaremos.

  1. Tráfico web.

Tienes que conocer todo el tráfico que genera tu web, y para ello debes saber quién te visita, de donde proceden y que hicieron durante su visita. Ten en cuenta también los inicios de sesión realizados, que páginas o apartados fueron los más visitados, cuantas páginas visitan de media y cuanto duran dichas visitas. Además de conseguir estos datos, vigila lo siguiente:

  • Visitas al blog. Indispensable para saber si el contenido que publicas es interesante y propicia interacciones con tu público.
  • E-mail marketing. ¿Cuántas personas han llegado a mi web a través de mis e-mails?
  • Enlaces entrantes. Lo comentamos anteriormente, debes saber cuántas personas llegan a tu web gracias a referencias.
  1. Engagement redes sociales.

Nos ayudará a medir el esfuerzo realizado en las diferentes redes sociales en las que hayamos decidido estar presentes. Estableceremos cual es nuestro alcance en cada red social, y en el caso de que nuestra presencia en alguna no sea óptima, a través de estos datos decidiremos si es preciso seguir o no en ella. Por tanto, aquí mediremos las impresiones (me gusta en Facebook), interacciones (comentarios recopilados), clicks (enlaces de acceso a nuestra página), etc. Adicionalmente, si analizamos los datos obtenidos, encontraremos que días y en qué momento del día es más propicio publicar para provocar actividad con nuestros usuarios.

  1. Suscriptores o leads.

Mide la evolución de éstos, te permitirá saber si el contenido que estas generando es atractivo para tu target. Una buena opción en este apartado es clasificar a tus leads según sus preferencias, y por ejemplo, de este modo crear diferentes listas para la newsletter.

  1. Índices de rendimiento.

Hay muchos indicadores de rendimiento muy útiles para la medición de un objetivo. En este caso, vamos a mencionar tres de ellos:

  • ROI. Índice sobre el retorno de la inversión, mide el beneficio exacto de cada producto, el coste que ha requerido. Es importante obtenerlo ya que de él podríamos deducir si debemos dejar de utilizar una determinada técnica publicitaria, por ejemplo. El ROI también te ayudará saber qué producto da una mejor rentabilidad.
  • Coste por adquisición (CPA). ¿Cuánto me ha costado cada unidad vendida?
  • Conversión. Es el objetivo final. Es un porcentaje del total de usuarios que compran o realizan la acción que deseemos que hagan y han recorrido todo el proceso, desde mostrar interés hasta realizar la acción final, es decir, han pasado por el conocido funnel sales.

Todos estos datos te permitirán obtener un control total sobre tus propios intereses y sobre los usuarios. Saber si vas en la dirección correcta o necesitas utilizar medidas correctoras en el caso de no conseguir tu objetivo.

Comentarios ( 0 )

    Deja un comentario